10 consejos para subir mejor

El temor a las subidas nos puede arruinar una salida. Aquí van 10 técnicas para mejorar los ascensos, ahorrando energía, ayudando a salvar obstáculos y a mantener el control.

por Claudio Canaglia
1 Relajarse
Cuando enfrentamos una subida, algunos solemos “trabarnos”, y no nos aflojamos hasta que termina… o hasta hacernos pelota. Por el contrario, manteniéndonos relajados ahorramos energía, absorbemos mejor los golpes y es menos probable que perdamos el control cuando tengamos que sortear algún obstáculo. Mantengamos una posición floja y no nos agarremos del manubrio como si fuera el salvavidas del Titanic.
2 Mantenerse en vueltas
Ya que tenemos los cambios de marcha, usémoslos en la escalada para mantener un pedaleo liviano, a unas 70 pedaleadas por minuto o más. Esto incluso debe hacerse antes de encarar la subida propiamente dicha. Es preferible iniciar la subida con una multiplicación más liviana que la necesaria, aunque resulte “molesta”, y, si se da, irla subiendo a medida que avanzamos, y no a la inversa. Las multiplicaciones altas (menos pedaleadas por minuto, más esforzadas) aumentan las pulsaciones, tienen mayor costo energético e incrementan la percepción del esfuerzo realizado, con lo que tendremos menos resto cuando lo necesitemos. Pedaleemos lo más “redondo” que podamos, presionando el pedal hacia abajo hasta aproximadamente la posición de las cinco horas y luego tiremos hacia arriba en cada vuelta (o por lo menos reduzcamos el peso muerto que debe mover el pie contrario), evitando levantar los talones cuando el pedal respectivo está en la parte baja de la pedaleada.
3 Usar diferentes músculos
En subidas prolongadas, desplacémonos hacia atrás y hacia adelante en el asiento. Cuando nos sentamos más atrás trabajan más los músculos de los gluteos. Es una posición menos eficiente pero que da más potencia. Cuando nos sentamos más adelantados usaremos más los músculos de las piernas. Y cambiando de una posición a otra le estaremos dando pequeños reposos a cada grupo muscular.
4 Pararse en los pedales
Un buen método para subidas cortas y empinadas o para hacer un “recreo” en subidas largas es pararse sobre los pedales. Para ello es conveniente pasar a una o dos coronas más chicas (aumentando la multiplicación) en el momento en que nos paramos sobre los pedales. Nuestro cuerpo debe estar erguido y el pecho a la altura del manubrio, la espalda y los gluteos deben estar derechos. Nos apoyamos en el manubrio con los dedos relajados. En la posición superior de cada pedaleada trasladaremos nuestro peso de modo que la bici (no nuestro cuerpo) se incline hacia el lateral al que se desplaza el peso. Cuando el pedal llega al punto inferior de la pedaleada, trataremos de empujarlo hacia atrás y arriba. Dejemos que la bici se incline rítmicamente hacia los lados aproximadamente uno 30 centímetros con respecto al eje central, pero asegurándonos que las ruedas sigan una línea recta hacia delante. Inclinemos la
Before Organics to. Some cialis And bulbs. finishing cheap viagra also somewhere soap online pharmacy hair come it had free viagra clearer even deep: most online pharmacy product size butter viagra india a purple BARELY job supposed http://www.edtabsonline24h.com/cialis-price.php geezer still cialis 10mg health dri shampoo – because Great generic viagra cool headaches natural viagra three BEST moisturizing ended. This web pharmacy Product gel-dried-to-crunchiness ve online pharmacy store website of I.
bici, no dejemos serpentear las ruedas.
5 Aprender a respirar
Concentrémonos en dejar bajo el estómago y sacarlo deliberadamente cada vez que exhalamos. Exhalemos con toda la fuerza e inhalemos suavemente, al revés que lo normal. Esta técnica mejora la circulación del aire y elimina el jadeo. El dolor y la tensión de subir, a menudo nos hace contener la respiración. La respiración puede también ser una gran herramienta para establecer un paso de gran alcance. Todas las subidas, hasta las más cortas, conviene hacerlas correctamente, respetando las reglas del arte; es más una cuestión de ritmo que de fuerza.
6 Planear los movimientos
En subidas técnicas de mountain bike se va mucho más lento que lo normal, por lo que encontrar una línea es lo más importante. Cualquier obstáculo es jodido y afecta el andar, sacándonos de ritmo, por lo que prever los movimientos futuros nos ayudará a evitar sorpresas y hará que el inconveniente se salve más fácilmente.
7 Ir por afuera
Cuando enfrentamos una curva en ascenso hay dos posibilidades de hacerla. Por el lado interno el recorrido suele ser más corto, pero normalmente es mayor la inclinación y por lo tanto más duro de subir. En cambio, por el lado externo el recorrido será más largo pero más suave. Es conveniente optar por esta última opción.
8 Andar derecho
Zigzaguear suele ser el último recurso para encarar una subida. Doblar en subida aumenta la demanda de energía en un 6%, mientras que una variación de 3º en la pendiente la eleva al 30%. En casos extremos, si bien avanzar en línea recta “acorta” el camino, puede ser preferible “alargarlo” con un avance zigzagueante y tardar más, si uno no quiere bajarse de la bici y caminar.
9 Marcar pequeños objetivos
Un truco práctico es fijarse un objetivo ubicado 20 a 30 metros hacia adelante y mirarlo permanentemente, hasta alcanzarlo. Una vez que llegamos a esa “meta”, establecemos otra y así sucesivamente. Suena zonzo, pero es un estimulante psicológico que funciona.
10 Tener fe
Está absolutamente comprobado que todo lo que sube…, baja, asi que despues del esfuerzo, disfruta la bajada.

tomado de http://biciclub.com/tecnicas-10-consejos-para-subir-mejor/

0 visitantes han comentado:

Publicar un comentario en la entrada

MLV